Enfermedades Autoinmunes

Qué son las enfermedades Autoinmunes?

Las enfermedades autoinmunes son procesos patológicos en los que el sistema inmunitario ataca a las propias células y nos enferma. En las últimas décadas, este tipo de enfermedades se ha multiplicado por tres.

La artritis reumatoidea, la diabetes tipo I, la psoriasis o el hipotiroidismo son cada vez más habituales. A pesar de que muchas veces nos apoyamos en la “causa genética o física” de las enfermedades, hay una alto grado de responsabilidad de nuestra parte y podemos hacer mucho por prevenirlas o incluso revertirlas.

En el caso de las enfermedades autoinmunes, la evidencia creciente indica un papel esencial de la dieta que llevamos para prevenir, retrasar o revertir éstas enfermedades. La principal razón del por qué la alimentación es clave reside en el intestino.

El intestino y su conexión clave con el sistema inmunológico

Una de las funciones mas importantes de nuestro sistema digestivo es la defensa contra los agentes patógenos que nos atacan de forma permanente.

En efecto, es en el intestino donde reside entre el 70 al 80 % de nuestro sistema inmunológico.
Cuando por cuenta del daño en los intestinos se afecta el sistema inmune, se está gestando un potencial problema auto-inmune.

El sistema digestivo está compuesto por proteínas, células, tejidos y órganos que trabajan en forma conjunta y muy compleja para defender al cuerpo de bacterias dañinas, toxinas y enfermedades infecciosas que lo atacan sin tregua.

Además, la flora benéfica intestinal que vive allí es de extrema importancia para la inmunidad general. mucho por prevenirlas o incluso revertirlas.

Esta flora actúa como ayudante de las células inmunológicas como aliados en la lucha contra los atacantes externos que llegan sin cesar.

Este trabajo conjunto permite que los agentes patógenos no puedan ser absorbidos y lleguen a la sangre. 
Esta es una de las razones más importantes por las que mantener un sistema digestivo en buenas condiciones es vital para la salud.

¿Qué sucede si dañamos nuestro sistema digestivo?

Si estas funciones se deterioran pueden sobrevenir una serie de problemas y degenerar en enfermedades muy graves. 
Cuando la permeabilidad intestinal se daña, el sistema inmunológico se sobrecarga y los problemas son solo cuestión de tiempo.

Elementos como el gluten, los aditivos químicos, los lácteos y las comidas sin digerir provocan reacciones inmunes indeseadas que con el tiempo pueden ocasionar la perdida parcial o total de la permeabilidad intestinal.

Las intolerancias a los alimentos suelen ser uno de los primeros síntomas de problemas en este aspecto y por ello deben ser una campana de alerta.

Escoger de manera adecuada nuestros alimentos ayudará al:

- Fortalecimiento de las paredes intestinales.
- Florecimiento de las células inmunes.
- Crecimiento de las bacterias benéficas que son las socias ideales para mejorar nuestra inmunidad y controlar de las bacterias nocivas.
- Prevención de la inflamación

¿Qué comer si tenés una enfermedad auto-inmune?

De todos los alimentos que nos aportan salud, vamos a fijarnos sobre todo en aquellos que poseen un potencial efecto anti-inflamatorio.

También son importantes los alimentos que actúan restaurando la flora intestinal dañada y los que pueden ayudarnos a modular emociones negativas.

1.

VEGETALES DE HOJAS VERDES: Éstos vegetales contienen una gran cantidad de antioxidantes, entre ellos la clorofila, que nos ayudan a combatir la inflamación.

2.

ALIMENTOS PROBIÓTICOS: El chucrut, la sopa de miso, el kimchi, el kéfir de agua y el té kombucha nos ayudan a mejorar el estado de nuestra flora intestinal  y digestión provocando un efecto depurativo y anti-inflamatorio.

3.

SEMILLAS DE CHIA y LINO: Las semillas de chía y de lino son ricas en omega-3 que genera un importante efecto anti-inflamatorio en el organismo

4.

CRUCÍFERAS: El repollo, coliflor y el brócoli, son altamente antioxidantes y con propiedades depurativas. (Cuidado en el caso del hipotiroidismo, ya uqe éstos alimentos se consideran bociógenos ya que afectan la producción de hormona tiroidea)

5.

ALGAS: La algas verdes y azules, como la espirulina y la chlorella, aumentan la cantidad de bacterias beneficiosas en el tracto digestivo. Las algas tienen bastante yodo asi que las personas con hipertiroidismo deberían ser cuidadosas con su consumo. as semillas de chía y de lino son ricas en omega-3 que genera un importante efecto anti-inflamatorio en el organismo

6.

CÚRCUMA y AJO: 2 potentes anti-inflamatorios naturales que no pueden faltar en tus comidas.

7.

JENGIBRE: El jengibre se ha utilizado clásicamente para el asma por su efecto anti-inflamatorio sobre la vía aérea alérgica. Este efecto podría ser aplicado en muchas enfermedades auto-inmunes.as semillas de chía y de lino son ricas en omega-3 que genera un importante efecto anti-inflamatorio en el organismo

8.

FRUTOS DEL BOSQUE: Los arándanos, moras y frambuesas son altamente antioxidantes y anti-inflamatorios.

Evitá los alimentos que son enemigos de tu inmunidad

Una dieta vegana fortalece nuestra inmunidad.
Pero si no la seguís, tené en cuenta las recomendaciones siguientes:

1. Reducí, y evitá de ser posible, el consumo de azúcar refinado y harinas blancas

Y no los sustituyas por los edulcorantes artificiales (sacarinasucralosaaspartamo), ya que no son saludables.

Como mejor opción, elegí la estevia en hojas o la miel pura.

2. Disminuí, y evitá si podés, el consumo de gluten

Estudios recientes parecen demostrar que el gluten, por sí solo, es capaz de inflamar y lesionar diversas zonas del cerebro.

Ésto podría favorecer enfermedades neurológicas además de otras enfermedades auto-inmunes.

3. Evitá los conservantes, colorantes y productos contaminados con pesticidas, fungicidas y herbicidas.

Estudios recientes parecen demostrar que el gluten, por sí solo, es capaz de inflamar y lesionar diversas zonas del cerebro.

Ésto podría favorecer enfermedades neurológicas además de otras enfermedades auto-inmunes.

Evitá los conservantes, colorantes y productos contaminados con pesticidas, fungicidas y herbicidas.

Están directamente relacionados con muchos trastornos físicos y enfermedades.

4. Evitá las grasas trans.

Las grasas trans son ácidos grasos que se forman de forma industrial al convertir aceite líquido en grasa sólida (proceso llamado hidrogenación).

Al ser un "invento industrial", no es una grasa que el organismo reconozca y tampoco puede ser utilizada por nuestras células. 

Ésto contribuye a grandes problemas de salud desde aumento de colesterol y triglicéridos, al no poder ser metabolizadas, y malformaciones o problemas de aprendizaje principalmente en los niños.

5. Reducí el consumo de carne roja

Evitá tambien los productos de carne (blanca o roja) procesados.

Tienen un alto contenido de grasas saturadas, además de las hormonas y antibióticos que reciben los animales e ingerimos nosotros al comer su carne.  

6. Reducí o evita el consumo de productos lácteos

Éstos alimentos son de los más alergénicos que existen y producen una inflamación muy similar a la del glúten.

Intentá variar tu dieta 1 semana para ver cómo responde tu cuerpo. 
Con pequeñas modificaciones y algunos reemplazos, no dudo que sentirás cambios positivos en tu organismo.


No sabés por dónde empezar?

Si estás comprometida con vos misma y querés empezar a hacer cambios en tu vida en general y en una forma de comer que realmente marquen una diferencia, te propongo conocernos a través de una primera consulta para contarte cómo puedo acompañarte


Otras notas que te pueden interesar

Seguime!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Instagram
Facebook
YouTube